Blog Rojo y en Botella

DEJAMOS 2020 CON LA MIRADA PUESTA EN EL FUTURO

RojoBotella Resumen del ano blog G

29/12/2020

Finalizamos un año que va a quedar en nuestro recuerdo. Lo acontecido a lo largo de estos doce meses ha supuesto un reto para todos nosotros y nos ha hecho demostrar nuestra capacidad de resiliencia.

El año 2020 ha estado marcado por la pandemia de la COVID-19, que ha condicionado la actividad económica y social del mundo. Las empresas hemos tenido que adaptarnos para responder a una situación hasta ahora desconocida. Ha sido necesario actuar con rapidez y flexibilidad para garantizar la salud y bienestar de nuestros empleados al tiempo que dábamos continuidad al negocio en unas circunstancias que variaban cada día. Ante una situación extraordinaria, ha sido necesario reaccionar con agilidad para atender las demandas cambiantes de los consumidores llevando a los clientes las bebidas y los formatos que necesitaban en cada momento.

Para conseguirlo, si siempre es necesaria una integración de las diferentes áreas que componen una organización para cumplir con los objetivos marcados, mucho más lo ha sido cuando se han puesto ante nosotros retos de esta magnitud. No cabe duda de que la situación que hemos vivido se ha convertido en una gran auditoría de nuestras capacidades y el resultado para Coca-Cola European Partners ha sido altamente satisfactorio. La coordinación entre la fuerza de ventas, que ha estado en permanente contacto con los clientes de sectores particularmente afectados por la situación como el HORECA tanto de forma presencial como en remoto, y los equipos del área industrial ha sido total. Estos últimos, que han mantenido su actividad en todo momento, han actuado con diligencia para adaptar la producción a las necesidades detectadas por los equipos de ventas. Unas necesidades que han ido mucho más allá de lo que habitualmente estamos acostumbrados. El compromiso de todos ha sido esencial para seguir respondiendo al mercado. Una cadena de suministro ágil y flexible ha contribuido a dar valor a nuestros clientes gracias a la diferenciación y a situar a estos en el centro de toda nuestra actividad.

El sector hostelero, que representa buena parte de nuestro negocio, ha requerido una mayor atención en un momento especialmente complicado. Durante unos meses, los establecimientos han permanecido cerrados y, cuando han podido ir recuperando la actividad, lo han hecho condicionados por un virus que no ha dejado de estar entre nosotros. Para ayudarles a acelerar su recuperación, hemos contado con la tecnología y la digitalización como aliados. Primero, para mantener, incluso incrementar, el nivel de contacto directo y personalizado con nuestros clientes. Y, después, para buscar fórmulas que les permitieran mantener su actividad y prepararse para un futuro que, probablemente, ya no será igual. Tendencias que estaban ya entre nosotros, como el delivery, el take away y el click and collect, han comenzado a consolidarse. La apuesta realizada en los años anteriores nos ha ayudado a dar una respuesta efectiva y a ofrecer nuestro apoyo, a través de diferentes planes, a unos clientes que han reforzado su compromiso con un proyecto que mira hacia el futuro.

Lo vivido en 2020 nos ha mostrado lo cambiante del entorno en el que nos movemos. Si a algo ha contribuido todo lo sucedido es a invitarnos a reflexionar sobre cómo una empresa como la nuestra debería afrontar el futuro. También a poner en marcha y a continuar con iniciativas a través de las cuales alcanzar unos altos niveles de flexibilidad, transparencia, innovación y digitalización para adaptarnos con rapidez y, así, mantenernos competitivos, eficientes y socialmente responsables. Afrontar la recuperación económica y social para superar los efectos de esta pandemia va a requerir que toda la sociedad lleve a cabo una gran transformación.