Blog Rojo y en Botella

LA ELECTRICIDAD VERDE, UNA FUENTE INAGOTABLE DE ENERGÍA PARA CONTRIBUIR A UNA RECUPERACIÓN SOSTENIBLE

RyB ElectricidadVerde G3

21/01/2021

Dentro de nuestros planes para lograr una descarbonización total para 2040, llevamos años trabajando para comprar únicamente electricidad 100 % renovable. Este objetivo lo cumplimos en nuestros centros productivos en 2018, dos años antes de lo previsto, contando con esta energía limpia para impulsar nuestro negocio. Ahora, seguimos involucrándonos para ayudar a que nuestros proveedores y clientes puedan realizar también el cambio a esta fuente de energía, fijándonos como límite el año 2030 para que el 100 % de nuestros proveedores estratégicos la utilicen en la totalidad de sus operaciones.

Pero… ¿qué es exactamente la electricidad verde y por qué es tan importante apostar por ella si queremos construir un futuro más sostenible? ¡Descubre sus claves!

.

RyB ElectricidadVerde int1

UN MUNDO LLENO DE ENERGÍA

La energía verde - o limpia - renovable es la electricidad generada mediante mecanismos sostenibles, obtenida gracias a recursos naturales no contaminantes como el sol, el agua, el viento, el calor geotérmico, las olas, las mareas, etc. Utiliza recursos energéticos inagotables de la naturaleza, no contamina y respeta el medioambiente.

Aunque a veces también se la conoce como energía renovable, hay algunos matices. Las energías renovables son aquellas que utilizan los recursos a un ritmo igual o menor al que se producen, pero en ocasiones también producen un impacto negativo en el entorno generando residuos en su proceso de producción o de utilización. Por ejemplo, esto ocurre con la biomasa a partir de madera que, aunque se considera renovable puesto que proviene de una fuente de recursos orgánica que se puede reponer replantando a un ritmo mayor al que se gasta, durante su proceso de combustión puede producir determinadas emisiones no neutras. Sin embargo, las energías verdes o limpias son no contaminantes y no causan ningún impacto negativo en el medioambiente, ya que o bien no generan residuos o bien sus emisiones quedan compensadas. Y, aunque la mayoría de ellas también son renovables, algunas de ellas se basan en recursos limitados, como el gas natural (que prácticamente no genera residuos).

Por tanto, las fuentes de energía más respetuosas son las que aúnan las cualidades de “renovables” y “verdes”: solar de tipo fotovoltaica (cuando se transforma la energía del sol en energía eléctrica) o térmica (cuando se transforma en energía térmica para la calefacción o el agua caliente); eólica, que para generar electricidad utiliza la fuerza del viento usando principalmente aerogeneradores para transformar la energía cinética en energía mecánica; geotérmica, que aprovecha el calor de la tierra proveniente de yacimientos de agua caliente, yacimientos secos o géiseres para transformarlo en electricidad; hidráulica, que aprovecha las energías cinéticas y potenciales de la corriente del agua, saltos de agua o mareas mediante turbinas hidráulicas para generar electricidad; y marina, que genera electricidad a partir del movimiento del agua en los océanos y que puede ser mareomotriz (aprovechando la fuerza de las mareas marinas) o undimotriz (utilizando la fuerza de las olas).

Aunque lo idóneo es depender únicamente de energías verdes que no ocasionan emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), no siempre resulta posible. En estos casos, nuestro objetivo es compensar esas emisiones para lograr la neutralidad climática. Por ejemplo, estamos impulsando iniciativas como el proyecto “Cero emisiones” en el que, trabajando desde Hostelería #PorElCima, se ha conseguido avanzar en la descarbonización de 17 establecimientos hosteleros al calcular su huella de carbono para reducirla y compensarla. Estos proyectos con nuestros clientes se suman a los que venimos llevando a cabo desde hace años en nuestras instalaciones, a fin de reducir nuestros consumos de agua y energía y eliminar el uso de combustibles fósiles, destacando el cambio del sistema de iluminación a tecnología LED que ya hemos realizado en nuestra planta de Barcelona. Actualmente, toda la  electricidad contratada en nuestras plantas ya es de origen renovable y, dando un paso más, estamos trabajando para producir -no solo usar- energía limpia sin emisiones de carbono: nuestras plantas de Sevilla y Barcelona, igual que nuestra sede en Madrid, generan su propia energía a partir de paneles solares.

Ya hemos iniciado este camino hacia un futuro verde junto a otras grandes compañías a nivel global para que la reducción de emisiones sea una realidad y que Europa pueda convertirse en un continente climáticamente neutro en 2050. Actuando ahora sobre el clima, fomentamos la producción y el uso  de esta energía limpia tanto en nuestros procesos como en los de nuestros stakeholders a fin de paliar el efecto invernadero producido por la quema de combustibles fósiles y de evitar los riesgos derivados de la producción de electricidad en centrales nucleares, trabajando para limitar el aumento global de la temperatura a 1,5ºC.

Nuestro plan para reducir el total de GEI ya tiene “luz verde” y pasará por seguir reduciendo el peso de nuestros envases y sustituir por plástico reciclado (rPET) el PET virgen de su composición, optimizar nuestras rutas de transporte y distribución, sustituir los equipos de frío por otros más eficientes y sin HFC, usar más vehículos eléctricos, seguir innovando en envases rellenables, modelos dispensadores y packaging basado en material reciclado, impulsar proyectos de agricultura sostenible junto a nuestros proveedores e involucrar a nuestros proveedores para que cumplan una serie de objetivos de reducción de emisiones.

Como podemos comprobar, es necesario dar muchos pasos para recorrer este camino hacia un futuro sin emisiones. Nosotros ya nos hemos puesto en marcha, ¿nos acompañas?