Blog Rojo y en Botella

RECUPERANDO ENVASES PARA RECICLARLOS EN UN MUNDO DE POSIBILIDADES

RyB Envases RecuperarReciclar G

12/01/2021

Dentro de nuestro compromiso por alcanzar las descarbonización total en 2040, estamos fomentando la economía circular tomando medidas sobre nuestros envases. Anteriormente, hemos conocido nuestra estrategia para reducir y para reutilizar. Hoy, os hablamos de la tercera “r” de la economía circular, “recuperar”, compartiendo las iniciativas que llevamos a cabo para evitar que nuestros envases acaben como residuo, especialmente en los océanos.

RyB Envases Recuperar interior

RECUPERAR – POR UN MUNDO SIN RESIDUOS

Nuestro objetivo para 2025 es recuperar el equivalente al 100 % de los envases que ponemos en el mercado, implicando a toda la sociedad e impulsando la recogida de residuos.

Contribuir a recuperar los envases que han sido desechados, para su reutilización o reciclaje posterior y evitar que acaben como residuos en entornos naturales como océanos, resulta primordial dentro de nuestra estrategia sobre clima.

Durante 2019, Avanzamos en nuestro compromiso logrando que el 99,6% de nuestros envases fuesen reciclables. Ahora, continuamos innovando para que sean más ligeros y con materiales más sostenibles, para lo que contamos con una inversión de 180 millones de euros en Europa Occidental en proyectos de innovación y ecodiseño. En esta línea, a través de nuestro programa de financiación CCEP Ventures, estamos apoyando proyectos de ecoinnovación como el de CuRe Technology para la transformación, mediante despolimerización parcial, de PET de uso alimentario opaco y difícil de reciclar en PET reciclado de alta calidad (rPET) que puede ser usado de nuevo como envase de uso alimentario. La implantación de esta tecnología contribuirá a eliminar drásticamente el PET virgen de origen fósil de nuestros envases durante la próxima década, así como a terminar con el uso de más de 200.000 toneladas de PET virgen al año de todo nuestro portfolio y a generar menos emisiones de CO2.

Para 2022, nuestro objetivo es que al menos el 50 % de nuestros envases provenga de PET reciclado, evitando así el consumo de más de 20.000 toneladas de plástico virgen al año. Estamos descartando el uso de colores oscuros y de botellas opacas para ayudar a su reciclabilidad y trabajando para la reutilización de este tipo de envases ya producidos.

Para 2025, queremos ser capaces de recuperar el equivalente al 100 % de los envases que ponemos en el mercado y, para lograrlo, queremos involucrar a toda la población fomentando una cultura de reciclaje.

Tenemos la responsabilidad de aprovechar la capacidad de llegada de nuestras marcas para ayudar a sensibilizar a los distintos grupos de interés en esta materia.

Para ello, impulsamos junto a socios locales y nacionales diversas campañas e iniciativas de concienciación que repercuten positivamente en el entorno, como “Hagámoslo juntos” que, lanzada en 2019, invita a la sociedad a colaborar a la hora de reciclar y apoyar modelos de negocio basados en la economía circular reconociendo que todos somos parte del problema pero, sobre todo, somos parte de la solución; la inclusión del mensaje “Por favor, recíclame” en los tapones de todas nuestras botellas PET de la marca Coca-Cola, para apelar directamente al consumidor; o “No compres Coca-Cola si no vamos a reciclar juntos”, la campaña lanzada coincidiendo con la cumbre de la COP25 celebrada en Madrid en diciembre de 2019 donde ratificamos nuestro compromiso e incidimos en que la protección del entorno requiere de la colaboración de todos.

Otra de las acciones más importantes que estamos realizando en este aspecto se centra en impulsar la recogida de residuos en costas y fondos marinos a través de proyectos como Mares Circulares, con el que se logró recoger un total de 313,35 toneladas (5,02 de ellas, PET) durante 2019. La colaboración de casi 12.000 voluntarios y más de 400 organismos e instituciones permitió limpiar 21 reservas marinas y otras áreas protegidas durante esa edición. Ahora, a raíz de la pandemia, nos adaptamos a un entorno digital para seguir impulsando las tareas de formación y sensibilización del programa, manteniendo la recogida de residuos con barcos pesqueros y apoyando a start-ups para el desarrollo de soluciones orientadas a reducir los residuos en nuestros litorales y a su posterior recuperación y reutilización. El proyecto Clean-Dock de Semillas del Cantábrico para la eliminación de microplásticos en puertos es un gran ejemplo de ello, así como los proyectos ganadores de la última edición del Concurso de Mares Circulares.

Los envases desechados tienen ante sí un camino que, en ningún caso, debe acabar en los océanos. Su recuperación y reciclaje permiten convertirlos en nuevos productos usando menos materias primas y generando menos emisiones. Este futuro prometedor depende de todos.