Blog Rojo y en Botella

Clima: por qué es importante reducir emisiones

Postclima_1920x1070

06/09/2022

Clima, Sostenibilidad |

Proteger el futuro de nuestro planeta no solo es imprescindible, sino urgente. Estamos en un punto crítico y para reducir las emisiones hay que invertir e innovar. En definitiva, cambiar los hábitos. Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, nos explica por qué actuar sobre las emisiones es clave para incidir sobre el calentamiento global y frenar el cambio climático.

Es lo que estamos haciendo en CCEP para convertirnos en una empresa neutra en emisiones de GEI a lo largo de toda nuestra cadena de valor conscientes de que el ritmo de la lucha contra el cambio climático depende en gran medida del sector empresarial.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, nos detalla la importancia de actuar sobre las emisiones para incidir sobre el calentamiento global y frenar el cambio climático. Y es que, a diferencia de otros procesos de cambio climático ocurridos a lo largo de la historia, el incremento de temperaturas que vivimos en la actualidad es una consecuencia directa de la actividad del ser humano durante los últimos dos siglos.

“La forma en que aún producimos bienes y servicios, generamos energía para nuestros hogares, nos movemos con nuestros vehículos de gasolina, o producimos alimentos mediante la agricultura y ganadería intensiva, son la causa del acelerado incremento de temperaturas de nuestro planeta”, expone. Si queremos limitar el incremento de temperatura global y frenar los efectos del cambio climático es urgente actuar directamente sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir es la clave. Para ello, “debemos cambiar nuestro modelo socioeconómico actual, altamente contaminante, por uno descarbonizado”, explica el experto. Esta es la única manera de poder hacer frente a la crisis climática que atravesamos.

Las medidas de las empresas para reducir emisiones

El cambio climático está impactando en los ecosistemas, pero también en la forma de vida de las personas y las economías de todo el planeta. Reducir emisiones implica llevar a cabo todas las acciones y medidas necesarias que permitan a las empresas limitar el nivel de emisiones de sus operaciones, directas e indirectas, de tal forma que puedan ser consistentes con un incremento de temperatura inferior a 1.5ºC hacia finales de siglo.

Si las previsiones científicas siguen cumpliéndose, nada será igual para nadie y las empresas líderes como Coca-Cola tendrán un papel central en la lucha contra la crisis climática. Deberán reducir sus emisiones al máximo en interés propio pero que también en el de sus clientes y toda la sociedad. Empresas como Coca-Cola no deben limitarse a cumplir la ley, deberán liderar e inspirar el cambio de todo el sector empresarial.

Juan Carlos del Olmo

Secretario general de WWF España

¿Cómo hacerlo? Según este experto, lo más importante es que los planes sean “ambiciosos y alineados con los compromisos internacionales y las recomendaciones de la comunidad científica”. A partir de ahí, deberán “aplicar todas las medidas que tienen a su disposición para cumplir con su plan o estrategia de reducción”. Algunas de ellas son el consumo de energía renovable, la electrificación de consumos energéticos, la aplicación de medidas de ahorro y eficiencia energética en centros de operación y oficinas o la electrificación de la flota de vehículos.

El poder de Coca-Cola para influir y transformar a sus cadenas de proveedores es enorme y su potencial para ser imitada por otras empresas otorga a la compañía una capacidad de cambio enorme que debe ser aprovechada para acelerar la transición ecológica en el sector empresarial”, considera Juan Carlos del Olmo.

¿Qué significa compensar las emisiones?

La compensación de emisiones es el proceso mediante el cual aquellas emisiones que no han podido ser evitadas son absorbidas por sumideros de carbono naturales o tecnológicos, como por ejemplo los bosques o los sistemas artificiales de captura de carbono. “Estas compensaciones se pueden realizar con sumideros ya existentes o con iniciativas que fomenten la creación de nuevos sumideros como la plantación de nuevos árboles”, detalla el experto de WWF.

Actualmente, las compensaciones realizadas por empresas se formalizan en los mercados de carbono, a través de los cuales las empresas adquieren créditos de carbono que certifican la absorción para el nivel total de emisiones que la empresa ha decidido compensar.

Es muy importante resaltar que la compensación de emisiones no implica la reducción de estas y no puede convertirse en una excusa para no hacerlo. No representa una estrategia eficaz en la lucha contra el cambio climático y por ello la compensación debe ser siempre la última opción para las empresas puesto que, técnicamente, no puede considerarse un proceso de descarbonización.

Juan Carlos del Olmo

Secretario general de WWF España

El papel de empresas y ciudadanos

El cambio climático “es consecuencia de la elevada cantidad de emisiones que produce nuestro modelo socioeconómico actual”. La única forma de luchar contra el cambio climático es llevando a cabo un cambio sistémico que dé como resultado un modelo bajo en emisiones. “La compensación no fomenta dicho cambio, pues no se reducen las emisiones y se limita a trasladar la responsabilidad a los sumideros de carbono”, enfatiza el experto.

Es fundamental que la empresa establezca hitos anuales de reducción de emisiones que estén alineados con limitar el incremento de temperatura a 1.5ºC. Las empresas deben ser capaces de alcanzar dichos objetivos, llevando a cabo las inversiones necesarias y poniendo en marcha todos los mecanismos de los que tiene a disposición.

Entonces, ¿cuándo compensar? “Solo cuando, después de agotar todas las herramientas y capacidades posibles para reducir emisiones, no se hayan podido alcanzar dichos hitos de reducción, deberán las empresas compensar sus emisiones”, expone.

En CCEP apostamos por reducir al máximo las emisiones con el objetivo es alcanzar el CERO en 2040. Podríamos alcanzar este objetivo de forma más rápida compensando emisiones, pero hemos elegido centrarnos primero en reducir nuestras propias emisiones.

Los ciudadanos jugamos un papel importante en el proceso de descarbonización y en la lucha contra el cambio climático. Nuestras decisiones individuales pueden contribuir notablemente a reducir el nivel de emisiones que producimos, y a fomentar un cambio de modelo hacia un sistema productivo bajo en carbono.

Juan Carlos del Olmo

Secretario general de WWF España

Y es que es importante recordar que para todas nuestras actividades cotidianas existen alternativas bajas en emisiones: desde la contratación del tipo de energía que empleamos para nuestros consumos, hasta el modo de transporte que elegimos para desplazarnos.

Todos, empresas y ciudadanos, debemos actuar para que nuestras actividades puedan tener un impacto significativo en la reducción de emisiones de GEI y en el diseño de un nuevo modelo que sea compatible con la naturaleza y con las personas.