Blog Rojo y en Botella

¡Nos vamos al chiringuito!

ryb chiringuitos playa G 900x550 v2

10/08/2021

Verano, sol y playa. Tres palabras mágicas para desconectar del trabajo y olvidarnos de la rutina del día a día. Una combinación perfecta de la que disfrutamos al máximo en los populares chiringuitos que inundan el litoral español.

Hasta hace poco eran apenas quioscos de helados o de golosinas para los más peques. Hoy se han convertido en auténticos espacios para degustar todo tipo de propuestas gastronómicas y disfrutar del descanso con un refresco en la mano.

Estos establecimientos tienen una larga historia. Su origen parece remontarse al siglo XIX en Cuba. Nada más y nada menos. Los trabajadores de las plantaciones de caña de azúcar utilizaban unos quioscos de caña y hojas para descansar y refugiarse del calor y la humedad.

En España, la primera vez que se utilizó esta palabra fue para llamar al Bar Chiringuito, un tenderete en el Puerto de Barcelona, en el Muelle de la Paz. Allí se servían bebidas a los viajeros que iban y venían entre España y Latinoamérica. Hablamos de los años 20 y de eso ha llovido mucho. Volvamos a la actualidad.

Los chiringuitos son ahora la mejor opción para los veraneantes, más dispuestos a pasar el rato en lugares al aire libre. Además, las expectativas son alentadoras. Según Kantar, la actitud ante el consumo en el sector ocio y turismo ya se sitúa en niveles previos a la pandemia. Nos vamos al chiringuito entonces. ¿Te apuntas?

Momentos y ocasiones especiales

Más innovadores o más tradicionales, los chiringuitos de playa se han adaptado siempre a las demandas y momentos de consumo de los clientes: horarios de apertura más amplios, gastronomía para todos los gustos y un sinfín de actividades para divertir a jóvenes y mayores.

Y todo ello siempre de la mano de nuestra amplia gama de bebidas. Porque disfrutar de una refrescante Coca-Cola a la hora del aperitivo es la mejor alternativa para quienes buscan refugiarse del calor en el chiringuito de moda. ¿A qué te suenan estos momentos?

Pero hay muchos otros que se vuelven muy especiales como las cenas a la luz de la luna o los conciertos con amigos al atardecer mientras disfrutamos de una exclusiva Royal Bliss.

Reencuentros familiares y de amigos

Son placeres del verano que solo podemos vivir en estos establecimientos con vistas al mar. Testigos de reencuentros anuales de familias y amigos, de escenas pintorescas y de playas abarrotadas que ya forman parte de nuestro imaginario. Como Coca-Cola.

Porque, ¿quién no ha jugado en alguna ocasión con una pelota de playa o no ha tomado el sol bajo el radiante rojo de una sombrilla? Los chiringuitos son ya parte de nuestra vida en vacaciones, de nuestros veranos más memorables. Y este no va a ser una excepción.