Blog Rojo y en Botella

¿Quién inventó la Coca-Cola?

InvencionCocaCola_1920x1070

14/09/2022

Negocio |

Seguro que sabes que la bebida tiene su origen en Estados Unidos a finales del siglo XIX. También es muy conocido el nombre de quien creó la Coca-Cola: el médico, químico y farmacéutico John Stith Pemberton, un georgiano apasionado por la innovación que inventó el refresco más vendido en nuestros días. Pero… ¿sabes cómo fue el proceso para que Coca-Cola se convirtiese en lo que es hoy en día? Te contamos todo sobre lo que ocurrió después de su aparición.

Una nueva bebida “estimulante y vigorizante”. Ese fue el reclamo de la publicidad de Coca-Cola en sus inicios. ¿De dónde surgió la idea de elegir esas dos palabras para empezar a vender la marca? Para entenderlo viajamos a finales del siglo XIX y nos situamos en Georgia (Atlanta, Estados Unidos). Ese estado fue pionero en adoptar la conocida ley seca de una forma experimental, por lo que durante 1886 y 1887 no se vendieron ni consumieron bebidas alcohólicas. Sin embargo, el crecimiento del sector industrial en esa época era notable y las largas jornadas de los trabajadores demandaban productos que les ayudaran a ser eficientes en su trabajo.

Es aquí donde el doctor John Stith Pemberton, un químico y farmacéutico de la ciudad, vio la oportunidad de crear un jarabe contra los problemas de digestión que además aportara energía. Eso explicaría la famosa definición de bebida “estimulante y vigorizante” con la que se empezó a comercializar. En esos años sin duda hubo muchos otros elixires y remedios farmacéuticos. Entonces, ¿qué tenía de diferente el compuesto del inventor de la Coca-Cola?

Agua carbonatada y una mezcla de ingredientes naturales por cinco centavos

El sabor único que caracteriza a Coca-Cola se consiguió en 1886 en el laboratorio de Pemberton, donde el químico mezcló ingredientes naturales como la hoja de la planta de coca, la nuez de cola y el agua de soda. A ese sirope se le añadirían hielos y agua carbonatada y se empezó a comercializar al precio de cinco centavos.

El resto, como se suele decir, ya es historia: poco a poco la marca se fue haciendo un hueco en el día a día de los norteamericanos. Así, de un preparado medicinal pasó a ser una marca conocida mundialmente. ¿Cómo se consigue esto? En primer lugar, la bebida se convirtió en Coca-Cola gracias a la sugerencia de Frank M. Robinson, el contable de Pemberton, quien incluso dibujó el logotipo con las dos C mayúsculas. Fácil de recordar, ¿no?

La relación de Coca-Cola con su creador, Pemberton, terminó cuando este vendió de forma paulatina el negocio al empresario Asa G. Candler. El químico murió sin conocer el éxito mundial de la bebida que había creado.

Pocos años después, en 1892, Asa G. Candler introdujo algunos cambios en la composición original y los transmitió en secreto a sus hijos y herederos para que solo ellos pudieran fabricar la bebida. Fue así como Coca-Cola dejó de ser un preparado medicinal para convertirse en una de las bebidas más populares de América del Norte. Cambió, también, la forma en la que se dio a conocer: “deliciosa y refrescante” reemplazó al original “estimulante y vigorizante”.

Los embotelladores: responsables de repartir 'la chispa de la vida'

Con esos cambios arrancaba el viaje de una marca a la que no se resistirían las fronteras: México y Canadá fueron los siguientes países y con ellos aparecieron los dos primeros embotelladores oficiales: Benjamin Franklin Thomas y Joseph Brown Whitehead. A principios de los años XX, ya con la icónica botella patentada, Coca-Cola comenzó a embotellar en Europa. ¡España estaba cada vez más cerca!

En 1928 se firmaron los contratos con 23 embotelladoras en nuestro país. Fue en el año 1953 cuando The Coca-Cola Company otorgó a la familia Daurella el contrato para crear la primera planta embotelladora en Barcelona. Durante esa década se abrieron plantas en Valencia, Madrid, Tenerife, Palma de Mallorca y Bilbao.

Los ‘hombres de Coca-Cola': historia de nuestro país

Esos primeros años de la marca en España los recordamos con mucho cariño por figuras como Elizabel Gómez de Santiago, quien comenzó su carrera a finales de los años cincuenta en Casbega, uno de los siete embotelladores que pasarían a formar Coca-Cola Europacificic Partners. En esa época, a los trabajadores como Elizabel se los conocía como ‘los hombres de Coca-Cola’: abanderados de la marca que, con esfuerzo y dedicación, consiguieron hacer de la bebida un producto con reconocimiento en toda la geografía española.

Gracias al compromiso de muchas personas como él, hoy en día Coca-Cola Europacific Partners es el embotellador de Coca-Cola más grande del mundo por ingresos. Fruto de la combinación ganadora de tres exitosos embotelladores, somos una de las compañías líderes en el sector de gran consumo en los principales mercados europeos.

La innovación está en el corazón de lo que hacemos, tal y como podríamos decir del inventor de Coca-Cola. Fabricamos, distribuimos y comercializamos algunas de las bebidas más queridas del mundo. ¡Todo un orgullo y una responsabilidad!

Más de 130 años después del ingenio de Pemberton, nos gusta pensar que llevamos esa chispa de la vida a diferentes rincones del mundo. Formamos parte de una marca que no ha dejado de evolucionar y de adquirir compromisos y lazos con la sociedad. Nuestra historia es, por lo tanto, una mezcla de pasado y presente con un futuro lleno de posibilidades.