Blog Rojo y en Botella

Los bancos de Mares Circulares: una segunda vida para la basura marina

BancosCocaCola_906x808

02/06/2022

Sostenibilidad, Envases |

Fabricamos quince bancos con un 100% de plástico reciclado. Entre un 30% y un 50% de este plástico es no PET y procede de basura de fondos marinos recogida por pescadores que colaboran con Mares Circulares. Un producto artesanal con un diseño inspirado en una ola marina que es todo un ejemplo de economía circular.

En sus primeras cinco ediciones, Mares Circulares ha sido capaz de aportar soluciones frente a la problemática de las basuras marinas gracias a una visión 360 y una red de alianzas con entidades públicas y privadas, voluntarios, pescadores y ONG. Para la edición 2021-2022, hemos diseñado quince bancos de plástico no PET procedente de fondos marinos y recogido por más de cien embarcaciones integradas en el proyecto. ¿Las claves de esta iniciativa? Trabajo, esfuerzo, artesanía e innovación.

El proceso de producción: un ejemplo de economía circular

Para elaborar este producto artesanal, respaldado por un proceso de investigación e innovación, se han procesado 5.200 kilos de basura marina recuperados del mar en lo que va de año. Este material ha sido obtenido gracias al esfuerzo de pescadores voluntarios: ellos se han encargado de separar los residuos en las embarcaciones para que pudieran ser gestionados de forma correcta una vez llegados al puerto.

En el proceso de elaboración hemos contado con la ayuda de tres entidades: AIMPLAS, el centro tecnológico del plástico, la ONG Plàstic Preciós y la Asociación Vertidos Cero, plataforma de investigación, formación, difusión y actuación sobre prevención, minimización y eliminación de los vertidos.

En una primera etapa del proceso, AIMPLAS recibe el plástico desde los puertos, lo acondiciona y lo tritura. Posteriormente, este pasa a la ONG Plàstic Preciós, que lo transforma en planchas y elabora de forma artesanal un banco que contiene entre un 30% y un 50% de plástico marino, aproximadamente 13,5 kilos. El diseño final ha sido realizado por Miguel Valderrama.

Además, través de este código QR incorporado en el propio banco se puede acceder a información sobre la trazabilidad del material utilizado en su fabricación, así como de la procedencia de los residuos. Todo un avance en la innovación aplicada a la economía circular que caracteriza a Mares Circulares.

 

Home_videoBancos764x430

Un agradecimiento a los pescadores y puertos implicados

Con esta iniciativa, además, queremos poner en valor y agradecer el trabajo de las más de cien embarcaciones y los puertos implicados. ¿Sabías que hay más de quinientos pescadores de dieciocho entidades (cofradías, asociaciones y lonjas) involucrados? También es una manera de visibilizar las oportunidades que la economía circular ofrece a los residuos marinos plásticos no PET.​

Entre 2018 y 2021, se han recogido un total de 95.176 kg de basura marina y 11.012 kg de PET. En cuanto al tipo de residuo recogido, en 2021 el 73% correspondió a plásticos, el 15% a metales, el 8% a otros materiales y el 3% a vidrio. Las bolsas de plástico fueron el material más recogido en 2021: casi 2.000 unidades. También se reunieron 1.740 cabos y cuerdas y 1.640 unidades de diversos objetos pesqueros.

Los quince bancos se podrán ver en diferentes localizaciones del litoral español y portugués: Muros (La Coruña), Santa Uxía de Ribeira (La Coruña), Bueu (Pontevedra), Punta del Moral - Ayamonte (Huelva), Isla Cristina (Huelva), Punta Umbría (Huelva), Marbella (Málaga), Caleta de Vélez (Málaga), Puerto de Almería (Almería), Garrucha (Almería), Andratx (Mallorca), Llanes (Asturias), Gijón (Asturias) y Puerto de la Restinga (isla de El Hierro, Santa Cruz de Tenerife).

De esta forma, y en consonancia con el carácter circular del proyecto, los bancos se instalan en los lugares de los que partieron. Es nuestra forma de decir de gracias a los pescadores de 104 embarcaciones, que han recogido y transportado el material de desecho que se adhería a sus redes de faenado o que hallaban flotando en el agua. Pronto disfrutarán de una segunda vida en nuestros puertos, demostrando que la basura marina puede generar un nuevo producto útil para todos.