Blog Rojo y en Botella

Día Mundial de los Océanos: cinco razones para protegerlos

DiaOceanos_906x808

08/06/2022

Sostenibilidad, Envases |

La vida en nuestro planeta no existiría sin ellos, por eso cuidarlos es también una forma de preservar nuestro futuro. No solo en el Día Mundial de los Océanos, sino cada día. Descubre más.

Los océanos suponen cerca del 96,5% del volumen de agua total de la superficie de la tierra y son una de las principales reservas de biodiversidad en el mundo; son vitales para el funcionamiento del ‘planeta azul’ porque suministran la mitad del oxígeno que respiramos los humanos y absorben casi un 30% de las emisiones de CO2.

Javier Remiro, coordinador del área de economía y empleo azul de Fundación Biodiversidad, y Enrique Segovia, director de conservación de WWF, ambos miembros del comité asesor de Mares Circulares, nos dan cinco claves que muestran la necesidad urgente de protegerlos.

1. Son el verdadero pulmón del planeta

Gracias a la presencia del fitoplancton, los océanos producen entre el 50 y el 85 % del oxígeno que se libera cada año. Además, los mares actúan como un importante sumidero de dióxido de carbono, lo que reduce considerablemente los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

WWF tiene tres grandes frentes de trabajo: conseguir un 30% de la superficie marina protegida para 2030; conseguir doblar las pesquerías sostenibles para ese mismo año y conseguir un tratado internacional sobre plásticos bajo el amparo de Naciones Unidas para que haya una responsabilidad global con ese tema.

Enrique Segovia

Director de conservación de WWF

2. Son el principal regulador del clima en la tierra

Los océanos absorben entre el 20 y el 30% del carbono procedente de las emisiones de CO2 y metano que las actividades humanas emiten cada año a la atmósfera. También son capaces de absorber hasta el 90% del exceso de calor y juegan un papel fundamental en la regulación del ciclo del agua y las lluvias.

Llevan 70 años amortiguando nuestros excesos, “pero están llegando a una situación límite, como podemos ver con el derretimiento de los polos, el blanqueamiento y muerte de los arrecifes de coral o la contaminación marina”, explica Javier Remiro.

3. Son la mayor fuente de proteínas del mundo

Según Naciones Unidas, más de 3.000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera para su sustento. Un informe del Deutsche Bank sobre la importancia de la economía azul a nivel global, posiciona al océano como la octava economía del mundo por sus reservas pesqueras, los arrecifes de coral, la vegetación marina y los manglares, y de forma indirecta por sus vías marítimas de comercio y la producción costera, incluyendo el turismo y la absorción del CO₂ atmosférico.

¿Cómo puede afectar la salud de la biodiversidad marina al sustento de la población mundial? Para Javier Remiro, experto de Fundación Biodiversidad, “todos estos tangibles e intangibles que aparecen en ese informe se encuentran hoy en día amenazados por el cambio climático, la contaminación marina y la sobrepesca, poniendo en riesgo los medios de vida y subsistencia de más de 3.000 millones de personas en el planeta”.

Diversas simulaciones apuntan a que los efectos del cambio climático en las zonas costeras y los episodios climáticos extremos podrían afectar a más de 2.000 millones de personas en el 2100 y la contaminación por plásticos ha llegado ya a los lugares más recónditos, afectando a todo tipo de especies marinas que los confunden con comida y mueren tras su ingesta.

Javier Remiro

Coordinador del área de economía y empleo azul de Fundación Biodiversidad

Se estima que cada año entran en el océano entre 8 y 13 millones de toneladas de plástico. Precisamente, pensando en esta problemática de los envases, en 2018 pusimos en marcha Mares Circulares, un proyecto con visión 360 para el cuidado y protección de playas y entornos acuáticos a través de la economía circular, la formación y la investigación.

En este tiempo se han recogido 1.508 toneladas de residuos gracias a la red de colaboración entre voluntarios. Además, para poner en valor el trabajo de todos los pescadores involucrados en este proyecto, hemos diseñado quince bancos artesanales con un 100% de plástico reciclado. Entre un 30% y un 50% de este plástico es no PET y procede de basura de fondos marinos recogida por ellos.

4. Porque necesitamos conservar los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral son el hogar de una cuarta parte de las especies marinas y una de las zonas con mayor diversidad biológica. Debido a la subida de temperatura de los océanos, los arrecifes se están volviendo blanquecinos, perdiendo su color característico.

¿Qué consecuencias tiene? La pérdida de ese color provoca que gran parte de sus habitantes se desplacen a otras zonas, poniendo en peligro su supervivencia. Esta amenaza es muy preocupante.

Las grandes barreras de coral son muy sensibles a los cambios y sobre todo a la acidificación de los océanos producidos por el efecto del cambio climático. Esa acidificación produce un blanqueamiento de los corales, lo cual es una muerte de estos organismos vivos.

Enrique Segovia

Director de conservación de WWF

5. Porque están más en peligro que nunca

Estamos en un momento que “no puede ser más preocupante y urgente”, afirma Javier Remiro. ¿Los motivos? En el último siglo la contaminación del océano se ha visto incrementada exponencialmente generando una degradación sin precedentes que se extiende a todos los mares del planeta.

Los vertidos industriales y la escorrentía, especialmente la procedente de la agricultura y las ciudades costeras, han llevado al mar un enorme abanico de sustancias y elementos contaminantes que no estaban allí antes y que resultan difícilmente compatibles con la vida.

Javier Remiro

Coordinador del área de economía y empleo azul de Fundación Biodiversidad

Como ejemplos, este experto cita los altos niveles de eutrofización en estuarios, bahías y deltas, “provocados por fertilizantes agrícolas y que generan proliferaciones masivas de algas que consumen todo el oxígeno que se encuentra en el agua, acabando con todos los organismos que viven en ella”.

En esta misma línea, la contaminación por residuos sólidos, principalmente plásticos, afecta significativamente a hábitats y especies y genera fenómenos nunca vistos como las islas de plásticos, en las que millones de elementos plásticos y otros residuos giran en los océanos Pacífico y Atlántico, ocupando enormes extensiones.

La descomposición de estos objetos por el sol, el agua, el viento o los microorganismos genera a su vez otro problema incluso mayor, el de los microplásticos. Estas fracciones de plástico de menos de 5mm son ingeridos por el plancton y a partir de ahí se extienden por toda la cadena trófica, llegando también hasta nosotros.

En 2016, un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) alertaba de la presencia de microplásticos hasta en 800 especies de peces, crustáceos y moluscos”.

Javier Remiro

Coordinador del área de economía y empleo azul de Fundación Biodiversidad

Las razones podrían ser mucho más numerosas, pero el mensaje es el mismo: hay que actuar ya. El papel de la sociedad es vital en este campo, por eso uno de los ejes de Mares Circulares es la labor de sensibilización de la sociedad.

En estos años, más de 63.000 personas han tomado conciencia de la problemática de nuestros océanos. Nuestro compromiso es que esa cifra no pare de crecer. Y para aprovechar esta efeméride, hemos realizado varias limpiezas en entornos acuáticos de España que han contado con la participación de 250 voluntarios.