Blog Rojo y en Botella

Los ganadores del concurso de Mares Circulares, al detalle

GanadoresMares 906x808 v2

28/12/2021

Sociedad |

Nuestro programa de limpieza de costas y fondos marinos, sensibilización ciudadana e impulso a la economía circular ha premiado a tres estudios científicos y una start-up que aplica el principio de la economía circular para aportar soluciones a problemas medioambientales. ¿Quieres saber más sobre ellos? 

Mares Circulares es un programa que plantea un triple objetivo: promover la limpieza de costas, entornos acuáticos y fondos marinos de los residuos que nunca debieron haber llegado ahí, fomentar el reciclaje y la concienciación ambiental mediante talleres de formación y sensibilización e impulsar la economía circular a través de soluciones y tecnologías innovadoras que abarquen el problema de la basura marina. ¿Cómo? Mediante el apoyo de estudios y start-ups, a través de la convocatoria anual del concurso de Mares Circulares. 

La basura marina es todo residuo arrojado al medio marino, como producto directo o indirecto de las actividades humanas y que, por lo tanto, no encontramos de forma natural en los ecosistemas marinos.

El informe publicado por el UNEP (Programa Ambiental de Naciones Unidas) ‘From pollution to solution. A global assesment of marine litter and plastic pollution’ señala que el plástico representa el 85% de los residuos que llegan a los océanos y advierte que, para 2040, los volúmenes que fluirán hacia el mar de este material casi se triplicarán con respecto a los volúmenes en 2016, alcanzando una cantidad anual de entre 23 y 37 millones de toneladas con importantes consecuencias para la salud, la economía, la biodiversidad y el clima.

Los estudios seleccionados este año por Mares Circulares reciben una dotación de 5.400 euros y la ‘start-up’ un capital semilla de 5.000 euros precisamente para eso: aportar ideas y soluciones a este enorme problema medioambiental.

¡Este premio ha sido una sorpresa! Hemos hecho algunas pruebas preliminares que nos indican el camino a seguir. Este reconocimiento es una oportunidad para conseguir esa malla que aún no hemos terminado de desarrollar.

Rubén Escudero Mira

Cofundador y CTO de Smallops

ESCUDERO

Una malla de doble protección para el medio ambiente

Malla OPS es uno de los proyectos ganadores de la última edición de Mares Circulares. Se centra en los residuos procedentes de la producción del aceite de oliva planteando una solución a dos problemas medioambientales. El primero es el propio residuo, el alpechín, que contiene compuestos fitotóxicos que contaminan el entorno. Por eso, está prohibido que este residuo se vierta al suelo.

Se trata de una problemática que tiene también otra faceta, la económica, ya que por su magnitud a veces obliga a parar la producción de aceite. El segundo problema es la contaminación de los mares. La idea de esta investigación es emplear el residuo del alpechín para crear una malla, versátil y sostenible, capaz de ‘capturar’ los contaminantes del agua antes de que lleguen al mar. Podría aplicarse a las depuradoras de agua tanto urbanas como industriales. Detrás de este proyecto, que lleva ya cuatro años en marcha, está la startup Smallops, formada por un equipo de tres jóvenes emprendedores que no supera los 26 años: Rubén Escudero Mira, para la parte de I+D, María Jara Perea, operaciones e Íñigo Monreal Legarda, financiación y estrategia.

Este premio de Mares Circulares supone un impulso adicional a este proyecto. Vamos a poder dar un paso más, hacer otros ensayos. Nuestro fin no es crear una empresa sino generar el conocimiento, para que otra empresa pueda transformar un residuo en un material que trae beneficios al medio ambiente.

Francisco Ignacio Franco Duro

Catedrático de la Universidad de Málaga

FCO

Cómo aplicar la economía circular a las toallitas húmedas

El estudio ‘Transformación de residuos de toallitas húmedas de las playas en carbón activo. Aplicaciones como ejemplo de economía circular’ está dirigido por Francisco Ignacio Franco Duro, profesor titular, investigador y director técnico de la Cátedra de Ciencias del Litoral en la Universidad de Málaga. Está centrado en un residuo problemático para el planeta: las toallitas húmedas que tenemos la mala costumbre de tirar al inodoro.

Esto ocurre no solo en España, sino en todo el mundo. El catedrático advierte que “a día de hoy, los estudios muestran que las toallitas no son biodegradables, incluso las que están etiquetadas como biodegradables”. El problema causado por estas toallitas es múltiple: su componente plástico confiere una gran durabilidad a este residuo que, como todo, acaba en el mar.

Y no solo eso. Cuando hay lluvias torrenciales, las toallitas provocan atascos y contaminan las aguas pluviales con todo el material orgánico que traen. Esto a su vez provoca la contaminación de la fauna del mar, sobre todo moluscos bivalvos que filtran el agua contaminada para alimentarse. ¿Solución? Convertir las toallitas en carbón activo con propiedades antibacterianas para los sistemas de depuración de los moluscos. Para que vuelvan a ser seguros para el ser humano y puedan venderse tranquilamente sin pérdidas para al sector. Un buen ejemplo de cómo la economía circular puede solucionar varios problemas y de diferente naturaleza: tanto medioambiental como económica.

Para mí es importante este premio porque se reconoce esta idea, que es bastante innovadora. En segundo lugar, me da la oportunidad de hacer realidad un proyecto que de otra manera habría sido inviable hacer.

Fernando Gómez Velasco

Director e investigador de SERAFO

SERAFO

Siguiendo la corriente

El tercer estudio premiado –‘Situación actual de la basura plástica en ecosistemas acuáticos ligados al río Ebro en Arguedas (Puerta al Parque Natural de Bardenas Reales), Navarra’– cumple con una misión fundamental de Mares Circulares: sensibilizar a la población sobre la importancia de cuidar de nuestro entorno.

Está liderado por Fernando Gómez Velasco, director e investigador del Servicio de Rastreo Forestal de Navarra (SERAFO) y propone una exposición fotográfica; acciones de recogida de basura y recogida sistemática de residuos plásticos para, “en general, seguir el rastro al plástico”; charlas a colegios y sectores implicados; y muestra de materiales recogidos.

El objetivo de estas actividades es que la gente conozca el problema que afecta al término municipal de Arguedas.

La peculiar orografía y la presencia de barrancos hacen que esta zona no solo esté llena de residuos plásticos procedentes de la agricultura, la caza o el turismo, sino que estos residuos lleguen directamente al río y finalmente al mar. La fauna local también sufre este fenómeno ya que ingiere los residuos o se queda atrapada. Un desastre ambiental que necesitamos ver para creer y para atacar con decisión cada uno en lo que le respeta.

Para nosotros personalmente es como una palmadita en la espalda, es como decir lo estoy haciendo bien. Todo el mundo habla de emprendimiento, el emprendimiento es duro y si no tienes este tipo de reconocimientos y ese tipo de apoyos, muchas veces te entran ganas de tirar la toalla.

Sofía Tristancho Ruiz

CEO Futuralga

FUTURALGA

Futuralga: de la orilla del mar a nuestras neveras

Futuralga SCA, por su parte, ha sido seleccionada como la mejor start-up de esta edición. Esta empresa ubicada en Jerez está capitaneada por Víctor Manuel Pérez Ignacio y Sofía Tristancho Ruiz. Su misión: convertir las algas de arribazón o arribazones, acumulaciones de algas en las orillas de las playas, entre las que se encuentra el alga invasora Rugulopteryx okamurae, en bandejas biodegradables para verduras y fruta.

“Queremos aplicarlo a muchas cosas, pero hay que empezar por algo y el sector de frutas y verduras es uno de los sectores que más consumo de plástico de un solo uso genera. Incluso los productos ecológicos van envasados en plástico, perdiendo así todo su valor añadido” explican.

Este nuevo material sería capaz de acabar con dos problemas: el de los arribazones que invaden nuestras playas afectando tanto al medio ambiente como al turismo y el de los envases no biodegradables de un solo uso. Víctor Manuel y Sofía llevan casi cuatro años dedicando mucho tiempo, pasión e ilusión a este proyecto que ha obtenido varios reconocimientos internacionales. El de Mares Circulares es uno de los reconocimientos más importantes que han obtenido en España, un apoyo concreto para hacer realidad su sueño del que están muy orgullosos.