Blog Rojo y en Botella

‘Foodtech’: por qué la comida ya no puede prescindir de la tecnología

RyB FOOTECH G 900x550

25/05/2021

Del código QR para restaurantes a la compra online en un supermercado, pasando por la carne vegana. Te contamos hasta qué punto las nuevas tecnologías se han colado en el sector del Food&Beverage.

Es posible que la historia de amor entre la comida y la tecnología empezó con el auge de las redes sociales. Cuando todavía no existía Instagram, Twitter se llenó de relatos multitudinarios sobre los mejores platos y los mejores restaurantes del momento. Los foodies fueron los primeros influencers.

O quizás empezó mucho antes. Lo cierto es que el Food&Beverage se ha mostrado desde siempre muy receptivo a la innovación con el objetivo de alcanzar el mayor número de consumidores finales. Y, cómo no, de hacerlos felices.

La palabra foodtech —que fusiona food (comida) y technology (tecnología)— se refiere generalmente a empresas y proyectos que aprovechan las tecnologías para transformar la industria agroalimentaria, desde la elaboración de los alimentos hasta la distribución y el consumo.

La industria de las proteínas alternativas está en plena expansión. No hablamos solo de carne, sino también de pescado, marisco, huevos y lácteos.

Existen start-ups que han desarrollado tecnologías industriales para obtener ingredientes reciclados sostenibles y clean food. Otras aprovechan el potencial de algunos alimentos para producir comida buena tanto para nuestra salud como para el planeta.

La tecnología es clave para mejorar la trazabilidad alimentaria. Algunas grandes superficies recurren a blockchain para garantizar, por ejemplo, que su carne de pollo procede de aves libres de antibióticos.

Los supermercados apuestan por la innovación tecnológica para mejorar sus servicios. Los drones ya pueden supervisar los lineales y realizar un inventario en tiempo real. Los restaurantes han visto crecer de forma exponencial el papel de la tecnología en su día a día.

La tecnología más usada son los TPV (86%), los terminales en punto de venta que facilitan el pago con tarjeta. Le siguen el Wi-Fi (68%) y la publicidad y promociones online (63%). Sin embargo, otras se están abriendo camino, como la gestión de equipos, máquinas e instalaciones (54%), Business Analytics (52%) o el sistema de pago por móvil (51%).

En el actual contexto afectado por las nuevas normas sanitarias, herramientas como el pago ‘contactless’ o la carta digital mediante código QR se han convertido en imprescindibles. El crecimiento del 60% del modelo delivery y el boom del take-away en 2020 abre la puerta de par en par a la digitalización del sector.

Las redes sociales también se han convertido en un medio más para canalizar los pedidos online. Instagram, por ejemplo, ha creado la herramienta Food Orders, que permite a los restaurantes recibir pedidos de comida a domicilio a través de esta red social.

En otras palabras, la tecnología ya es un ingrediente más de los que tenemos en el plato y todo apunta a que lo será cada día más.