Blog Rojo y en Botella

Posidonia: el tesoro del Mediterráneo

PostPosidonia_1210x1080

29/07/2022

Sostenibilidad |

La posidonia oceánica es uno de los mayores tesoros del Mediterráneo y tiene un valor ecológico incomparable, por eso es tan importante protegerla. ¿Cuánto sabes de ella? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta planta marina.

En contra de lo que muchos creen por su aspecto, la posidonia oceánica no es un alga, sino una planta marina con raíz, tallo, hojas, frutos y flores. Es una especie endémica del Mediterráneo que forma praderas submarinas hasta una profundidad máxima de 40 metros. ¿Por qué es tan importante? La posidonia ejerce un importante papel como reserva de biodiversidad ya que proporciona hábitat, alimento y refugio a multitud de especies marinas, incluyendo el caballito de mar, actúa como sumidero de carbono (carbono azul), oxigena el agua, filtra partículas en suspensión, lo que da lugar a las aguas tan cristalinas asociadas a su presencia y protege la línea de costa frente a tormentas y oleaje.

Por otro lado, también se encuentra amenazada tanto por el cambio climático como por fondeos ilegales de los barcos, obras costeras, vertidos y pesca ilegal de arrastre.

En 2022 Mares Circulares da un paso más en su estrategia y abre una nueva vía de trabajo hacia la lucha contra el cambio climático y la conservación de la biodiversidad marina. Trabajar para preservar la posidonia nos permite centrarnos en dos de los pilares del proyecto, investigación científica y la sensibilización de la ciudadanía

Beatriz Arribas

Responsable de proyectos de sostenibilidad en CCEP

Las acciones de Mares Circulares para conservar la posidonia

Mares Circulares ha puesto en marcha dos proyectos para proteger la biodiversidad de los entornos acuáticos y luchar contra el cambio climático, uno de la mano de la ONG ambiental SUBMON (Girona) y otro junto a Aula del Mar (Málaga).

Junto a SUBMON, impulsamos el proyecto Blue Lab, que contempla la creación de un laboratorio submarino en el municipio de de Llançà (Girona), perteneciente al espacio de la Red Natura 2000 de l’Albera e incluido en la Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE). El objetivo es restaurar zonas degradadas de posidonia debido a los fondeos ilegales y el depósito de residuos de construcción.

Esta iniciativa cuenta con acciones como jornadas de recolección y sesiones de formación abiertas a todo el municipio y la colaboración del puerto de Llançà donde se instalará un acuario que permitirá comprobar, a corto plazo, la viabilidad de los haces recogidos en cada jornada y que finalmente se replantarán en las parcelas del laboratorio submarino.

Es un proyecto muy innovador porque pocas veces se habían aprovechado haces de Posidonia arrancados por temporales. Nuestro objetivo es recuperar el máximo número posible de haces y luego analizar el índice de supervivencia, ya que es una planta muy delicada

Andreu Dalmau

Coordinador técnico y portavoz del proyecto Blue Lab

En el museo marítimo Aula del Mar (Málaga), Mares Circulares cuenta con el espacio ‘Mares Circulares y los bosques sumergidos del Mediterráneo’, un acuario de investigación y conservación de posidonia así como de especies asociadas a este ecosistema, paneles y vídeos explicativos sobre la relación entre esta planta, el cambio climático y la biodiversidad. Dentro de ella también se impartirá el taller ‘Importancia de las praderas submarinas ante el cambio climático y la biodiversidad’.

Todo ello enmarcado en un programa anual de educación ambiental para centros educativos que pretende sensibilizar a las más de 45.000 personas que se prevé que visiten el museo malagueño cada año.

Con este espacio, que funcionará de manera permanente durante todo el año, ponemos en valor el papel de los bosques sumergidos, que son fundamentales para luchar contra el cambio climático y cuyo poder de absorción de CO2 es incluso mayor que los bosques en la superficie

Juan Antonio López

Presidente de Aula del Mar

El crecimiento de la posidonia es muy lento, pero esta llega a vivir cientos de años. Su destrucción no solo evita que siga absorbiendo carbono, sino que además se libera todo el carbono almacenado en sus raíces durante cientos de años.

En definitiva, la posidonia es una planta que merece ser cuidada y respetada como un tesoro y por eso se ha convertido en el eje de integración del cambio climático en Mares Circulares.