Blog Rojo y en Botella

HOY, DÍA DE LA HOSTELERÍA, HACEMOS UN HOMENAJE A NUESTROS BENDITOS BARES, PARTE DE LA HISTORIA DE NUESTRO PAÍS

2020 10 13 diahosteleria coca cola european partners

13/10/2020

Pasar el tiempo con amigos, arreglar el mundo sentados en torno a una mesa, enamorarse, tener una cita, celebrar cumpleaños, hacer trabajos de la universidad o probar nuevas bebidas y sabores son actividades que tienen un denominador común: pueden realizarse en un bar. Ejemplos como estos nos demuestran que muchos aspectos importantes de nuestras vidas, y de las de los que nos rodean, pivotan en torno a los locales hosteleros. ¡Forman parte de nuestra vida y de la historia de nuestro país!

Hoy, con motivo del Día de la Hostelería queremos hacer un homenaje a nuestros bares, cafeterías y restaurantes por su papel social sirviendo como punto de encuentro y escenario de importantes momentos de la historia de nuestro país. ¡Te invitamos a conocer curiosidades y anécdotas vividas en los establecimientos hosteleros para conmemorar este día tan especial! 

La historia de nuestro país en los bares

Las barras de los bares, sus butacas, sus salones o sus terrazas han sido testigos de acontecimientos como la negociación de los puntos más conflictivos de la Constitución de 1978. Cuenta la leyenda que en los salones de un bar cercano al Congreso de los Diputados de Madrid se acercaron posturas y acordaron de una forma más coloquial los temas más controvertidos y relevantes de la carta magna.

Los locales han sido también el espacio de trabajo, incluso de inspiración, de muchas ilustres personalidades de la literatura, el arte, el cine o la música. Históricos establecimientos de Madrid llevan desde finales del siglo XIX escuchando conversar a intelectuales y artistas de la época. 

En la literatura, encontramos obras que no serían las mismas sin los bares donde las escribieron y les sirvieron de inspiración a autores como Lorca, Valle-Inclán, Machado o Ernest Hemingway. El escritor estadounidense concluyó dos de sus obras más conocidas, Muerte en la tarde y Fiesta, en un famoso restaurante de Madrid, el más antiguo del mundo según el Libro Guinness de los Récords.

Artistas como Andy Warhol, cada vez que visitaba nuestro país, no perdía la ocasión de saborear especialidades culinarias como las gambas, acodado en la barra de un bar mítico de la capital. Picasso, Dalí y otros genios de la pintura también eran contertulios habituales de locales, en este caso, de la Ciudad Condal, llegando a diseñar incluso el menú de alguno de los establecimientos foco de cultura de su época.

El séptimo arte tampoco ha sido ajeno a la inspiración de los bares para sus obras. De las más recientes, podemos encontrar el caso del cineasta Álex de la Iglesia que, para rodar una de sus últimas películas, El Bar, se basó en un mítico establecimiento situado en el madrileño barrio de Malasaña.

La música también ha pivotado en torno a los locales hosteleros. De hecho, corrientes artístico-sociales como La Movida Madrileña no habrían podido concebirse sin los bares y pubs de la época. Este movimiento alcanzó su apogeo durante la década de los 80 tras combinarse inspiración, ritmo, baile e ideas de libertad en diferentes locales de referencia situados en el barrio de Malasaña, que acogieron la eclosión de grupos musicales cuyos hits se convirtieron en himnos emblemáticos de aquella generación y de las venideras.

No hay que olvidar que los establecimientos hosteleros han sido auténticos laboratorios donde se ha experimentado con bebidas y alimentos para dar como resultado míticas y novedosas propuestas culinarias que forman parte de nuestra variada y enriquecedora gastronomía actual y del patrimonio nacional. En ellos, hemos vivido el cambio de los platos más contundentes a las tapas más delicadas y se ha adoptado el concepto de menú como lo conocemos hoy en día, con dos platos y postre. ¡Son muchos los bares que han creado su propia tapa, montadito, su “guiso de la abuela” único o su cóctel perfecto para una tarde de domingo! Algunos de los pinchos y aperitivos más reconocibles en todo el país ‘nacieron’ en un bar, como las famosas “gildas” o banderillas que surgieron en San Sebastián de la combinación de encurtidos tan tradicionales como las aceitunas, las anchoas y las guindillas en un solo bocado.

Está claro que locales de hostelería y restauración siempre han tenido un vínculo muy relevante con la cultura y la historia de nuestro país así que, ¡feliz Día de la Hostelería!